Hablar de Tlacolula es remontarnos a su rica gastronomía y si hay algo que la caracteriza, es su tradición panadera, incluso, se dice, que casi la mitad de los pobladores se dedican a la panadería.

Su pan tiene un toque inigualable que ha llevado a extender su territorio en otras regiones de la entidad, por lo que es común ver anunciado, como garantía de sabor y calidad, el pan de Tlacolula.

Aunque tienen gran variedad, el que se lleva las palmas es el pan de cazuela, que tiene como distintivo, el sabor distintivo de la canela y el anís, relleno de chocolate oaxaqueño y pasas.

Se trata de un pan cocinado en horno de leña, ya que, a decir de los propios panaderos, en horno de gas pierde su sabor.

Debe su nombre a que inicialmente, se horneaba en cazuelitas de barro. Su presentación es peculiar, con un chonguito de remate.

Actualmente ya no se hornea en las cazuelas de barro. Los panaderos cuentan que se les quebraban mucho al entrar al horno, por lo que ahora usan latas de sardinas, limpias y queda la seña en la parte de abajo.

Aunque el pan de cazuela es el favorito del día a día, es el preferido para ofrecer en el altar de muertos, junto con el pan de la temporada.

A pesar de que han intentado imitarlo, no han logrado dar con ese sabor tan único, cuya receta, guardan celosamente en Tlacolula.

El pan de cazuela, se ha vuelto parte tan importante de la identidad de Tlacolula, que es el que se ofrece en las fiestas, mayordomías e incluso en los velorios, acompañado de su chocolate espumoso o incluso con el café.

En definitiva, el pan de cazuela, es un símbolo gastronómico de nuestra querida Oaxaca.

Fotos: lechecontuna.com

Créditos: lechecontuna.com

Yarith Tannos, Oaxaca, Tannos, Istmo, Amante de la Cultura, Tradición, PRI, Yarith Tannos Facebook, Yarith Tannos Twitter, Oaxaca de Juárez, Puerto Escondido, Guelaguetza, Yarith Tannos Instagram, Danza Oaxaca, Cultura Oaxaca, #SomosOaxaca #TodosSomosOaxaca