Yarith Tannos- Oaxaca- Cultura- Tannos- Yarith

El atole agrio es una de las bebidas más peculiares que probé durante el recorrido, ya que se elabora con maíz fermentado y frijol ayocote, un frijol que se da mucho en la región Cañada. Además de estos ingredientes, contiene un pipián hecho con semillas de chile chiltepe y ajonjolí. Al igual que muchas bebidas de Oaxaca, su contenido tan rico y espesura pareciera que fuera un caldo o alimento.

“Desde que tenía yo mis 10 años cuando mi madre, me decía que me fijara y observara bien bien, cuáles eran los ingredientes que llevaban, pues primeramente tiene que estar bien preparado el maíz , ya limpio ya después se lava y se pone a remojar por 3 días”. Me platica la señora Emma Méndez García, originaria de Huautla de Jimenez quien menciona también que hay personas que ponen a remojar el maíz durante 4 días pero ya es dependiendo del gusto de la persona.

El maíz se pone a remojar sólo con agua, al tercer día se desecha esa agua y se lava con agua limpia para después pasarlo al metate. La masa obtenida, se coloca en un recipiente de barro para fermentar una noche más.

Al día siguiente la masa se cuela dos veces, se busca que el líquido esté fino y por lo mismo se utiliza una tela que funciona como colador. Después, se pone a cocer el atole en una olla de barro. “No dejándole de mover porque entonces se nos quema, para que así con el movimiento vaya agarrando sabor y ya una vez cocido se sirve en la jícara”. Me explica Emma.

A la par de hacer el atole, Doña Emma pone a cocer los frijoles ayocotes, una vez que están terminados, con una hoja de plátano cubre la olla para que “no pierda calor”.

Otro paso importante en la preparación del atole es tostar los ingredientes pero por separado. Primero el ajonjolí y después la semilla del chile chiltepe. La señora Emma me dice que este paso es de mucho cuidado para que las semillas no se quemen. Después pasa ingredientes al metate para moler. Ya molido, Doña Emma lo bate con la mano en un recipiente de barro, agregando agua y un poco de masa.

El momento de servir es importante por lo que hay que seguir un orden de añadir los ingredientes a la jícara. Primero se sirve el atole, después se le agrega el frijol ayocote ya cocido, y por último, con la mano doña Emma coloca el pipián encima de la bebida.

El atole agrio se prepara para todo tipo de eventos, bodas, sepelios y fiestas patronales. Actualmente también lo pueden comprar en el centro, de $10, $15 o $20 pesos.

Si visitan Huautla de Jiménez encontrarán dentro de sus artesanías, huipiles, manteles, servilletas, bolsas, camisas, etc. Con los colores que representa al lugar y su naturaleza como flores y aves. Todo esto hecho con el bordado punto de cruz.

Menciones del autor:
Agradezco mucho a Celia Florián por el contacto para la documentación de esta bebida. También a Rosaura Duarte por su apoyo en la región.

Encuentra más información en salvadorcueva.com
Fotografía:
FB: salvadorcuev
IG: shavacueva